El pacto fiscal que propone el president Artur Mas es una buena propuesta, siempre que no derive en un proceso similar al que vivió la sociedad catalana con el Estatut. La financiación de Catalunya debe ser mejorable, pero hay un modelo vigente, que todavía no ha tenido tiempo para ofrecer todos sus frutos. Lo que está pasando es que hay una caída de ingresos de consecuencias enormes por parte de todas las administraciones públicas. Con el modelo que se quiera, si los ingresos bajan, poca cosa se puede hacer, y depende de los ciclos económicos.

En todo caso, el debate sigue abierto. Aquí podemos ver el debate en el programa Divendres de TV3 de hoy mismo en el que he participado: Manel Manchón, Marina Llansana, Tian Riba, Jordi Sauret, Manuel Cuyàs i Jordi Barbeta.